Mariaca Galeano

Mariaca Galeano

Mariaca Galeano
More ideas from Mariaca
Me quede callado en la banca en la que estábamos sentados cada día, la deje ir y ahora me doy cuenta de cuanto valía para ella

Me quede callado en la banca en la que estábamos sentados cada día, la deje ir y ahora me doy cuenta de cuanto valía para ella