Más ideas de Leidy
Madre hay una sola

Madre, doy gracias a Dios por elegirte para mí. Gracias por el maravilloso tiempo que anidé en tu vientre, porque cuando en él dormía, tu voz me arrullaba como canción de cuna.