Miguel Mendoza

Miguel Mendoza

‎Entonces me volteé, caminé hacia mi cuarto, cerré la puerta, puse la cabeza debajo de la almohada y deje que el silencio pusiera las cosas donde debían estar.
Miguel Mendoza
Más ideas de Miguel