Yacquelin Peñaloza Rincon

Yacquelin Peñaloza Rincon

Yacquelin Peñaloza Rincon
Más ideas de Yacquelin
Salmos 42:5 ¿Por qué te abates, oh alma mía, Y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío. Salmo 27:13-14 Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová En la tierra de los vivientes. Aguarda a Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón; Sí, espera a Jehová♔

Salmos 42:5 ¿Por qué te abates, oh alma mía, Y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío. Salmo 27:13-14 Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová En la tierra de los vivientes. Aguarda a Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón; Sí, espera a Jehová♔

Si no era Amor, era vicio. Porque jamás una boca me hizo regresar tantas veces por un beso. Germán Renko

Si no era Amor, era vicio. Porque jamás una boca me hizo regresar tantas veces por un beso. Germán Renko