Delicias Lucero

i love me a fresh ass sandwhich.my momma used to make the best sandwhiches when i was a shorty.thats why i love her and sandwhiches so much.

17 secretos para conseguir el cuerpo que deseas

17 secretos para conseguir el cuerpo que deseas

26 Simple Ways to Make Your Life More Exciting

Cócteles

Cócteles

En Colombia tenemos una gran variedad de frutas exóticas que no se encuentran en otros lugares. Recuerdo que a la entrada de las universidades, especialmente en las noches frías de Bogotá, se parqueaban unos carritos con unas ollas gigantes con agua aromática. No había nada más rico que salir de clases y tomarse un buen vaso de aromática bien caliente, con ese olor maravilloso. Una mezcla de tantas hierbas frescas, agua hirviendo y endulzada con panela, azúcar.

Aromática

En Colombia tenemos una gran variedad de frutas exóticas que no se encuentran en otros lugares. Recuerdo que a la entrada de las universidades, especialmente en las noches frías de Bogotá, se parqueaban unos carritos con unas ollas gigantes con agua aromática. No había nada más rico que salir de clases y tomarse un buen vaso de aromática bien caliente, con ese olor maravilloso. Una mezcla de tantas hierbas frescas, agua hirviendo y endulzada con panela, azúcar.

<b>El verde nunca había sido tan provocativo.</b>

25 Recetas de divinas ensaladas que vas a querer hacer durante todo el año

<b>El verde nunca había sido tan provocativo.</b>

En Colombia tenemos una gran variedad de frutas exóticas que no se encuentran en otros lugares. Recuerdo que a la entrada de las universidades, especialmente en las noches frías de Bogotá, se parqueaban unos carritos con unas ollas gigantes con agua aromática. No había nada más rico que salir de clases y tomarse un buen vaso de aromática bien caliente, con ese olor maravilloso. Una mezcla de tantas hierbas frescas, agua hirviendo y endulzada con panela, azúcar.

Aromática

En Colombia tenemos una gran variedad de frutas exóticas que no se encuentran en otros lugares. Recuerdo que a la entrada de las universidades, especialmente en las noches frías de Bogotá, se parqueaban unos carritos con unas ollas gigantes con agua aromática. No había nada más rico que salir de clases y tomarse un buen vaso de aromática bien caliente, con ese olor maravilloso. Una mezcla de tantas hierbas frescas, agua hirviendo y endulzada con panela, azúcar.

Pinterest
Search