Más ideas de Laura
La luz siempre muestra la verdad

Los latidos no cesaron, solo sentia el dulce olor de su piel, el calido tacto de sus manos, cada sentimetro que se acercaba era una dulce tortura.