Diana Galindo
Más ideas de Diana
muerte en hawai

muerte en hawai

No es lo mismo decir:    _me moría del cuerpo_ a  _memoria del cuerpo_  lo sé, lo estoy sintiendo, pero no me lo digas  déjame hacer más real la toma de conciencia con la muerte  y la recuperación de mis vestigios    Así ya nunca más he de estar sola

No es lo mismo decir: _me moría del cuerpo_ a _memoria del cuerpo_ lo sé, lo estoy sintiendo, pero no me lo digas déjame hacer más real la toma de conciencia con la muerte y la recuperación de mis vestigios Así ya nunca más he de estar sola

Eso de ponerse nostálgica sale caro, de pronto me vi parada frente al espejo de una zapatería     probándome unos zapatos. No, es bueno creer en los espejos, casi siempre te hunden en la gran nada y     por más que te veas y te veas, nunca acabas por reconocerte en el reflejo.     Y aún así dije: me los llevo señorita.    Ay Erika, di mejor que te cuesta trabajo hablar de lo que no tienes. Una ausencia no es un par de     zapatos.

Eso de ponerse nostálgica sale caro, de pronto me vi parada frente al espejo de una zapatería probándome unos zapatos. No, es bueno creer en los espejos, casi siempre te hunden en la gran nada y por más que te veas y te veas, nunca acabas por reconocerte en el reflejo. Y aún así dije: me los llevo señorita. Ay Erika, di mejor que te cuesta trabajo hablar de lo que no tienes. Una ausencia no es un par de zapatos.

ensayo #3

ensayo #3

alguien me falta aqui--------

alguien me falta aqui--------

dejar ir

dejar ir

Durante el día estuve sitiada por imágenes, miles cruzaron por los ojos, ¿o la mente? ya no sé     en algunas seguramente aparecías tú  Finalmente acabé fatigada.  No pensar, no preocuparse por pensar, no jugar a ser fuerte  La estrategia que adopté en el día fue no sentirme única ni especial     Ya por la noche hasta resultó edificante comerme de nuevo las uñas en un lugar donde nadie notó mi     disolución

Durante el día estuve sitiada por imágenes, miles cruzaron por los ojos, ¿o la mente? ya no sé en algunas seguramente aparecías tú Finalmente acabé fatigada. No pensar, no preocuparse por pensar, no jugar a ser fuerte La estrategia que adopté en el día fue no sentirme única ni especial Ya por la noche hasta resultó edificante comerme de nuevo las uñas en un lugar donde nadie notó mi disolución