Brayan Nieto
More ideas from Brayan
Un corazón roto nunca vuelve a palpitar de la misma forma, por mucho que nos empeñemos en demostrar lo contrario.

Un corazón roto nunca vuelve a palpitar de la misma forma, por mucho que nos empeñemos en demostrar lo contrario.