Ángela Rueda
Más ideas de Ángela
br

Era su piel la que se derretía con su toque, con cada vez que sus yemas rozaban lo terso de su epidermis, sus vellos se erizaban y quedaba expuesta ante él. Excitada y dispuesta a entregarle todo.